5 Consejos para Orar en el Espíritu en medio de las Pruebas

En 1 Tesalonicenses 5:16-18 Pablo da una de sus instrucciones más demandantes a la Iglesia de Cristo. “Estad siempre gozosos” dice, “Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”

Para muchos de nosotros, la oración – algo que es fundamental para la vida Cristiana – es una lucha constante. Es algo que sabemos qué debemos hacer, pero por alguna razón debemos luchar para hacerlo.

Aquí hay cinco sugerencias para ayudarnos a orar más profundamente.

1- Orar cuando estamos caminando

Si la oración no fluye cuando estás en tu cuarto, entonces sal y da un paseo. Que sea en un parque cercano, una plaza, hola calles por dónde vives, el caminar puede cambiar nuestras perspectivas y ayudarnos a orar.
Ya sea que pasemos mucho tiempo caminando o apenas unas cuadras, salgamos encontrémonos con Dios en la naturaleza.

2- Pídele a Jesús que te ayude a orar

Esta es una de las más antiguas oraciones de la iglesia y es muy simple. “Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí y ayudame a orar”. El fin de esta oración no es acercarnos a Dios atravez de la repetición o la vana palabrería, sino que estas palabras vayan cambiando nuestro corazón para ir ingresando en la Comunión con Dios, y así fluir en la oración.

3- Vé a las reuniones de oración de la iglesia

Muchas Iglesias ofrecen un lugar donde orar todos los días. Frecuentemente, en las grandes ciudades, podemos encontrar opciones que se adecúen a nuestra necesidad y nos ayudarán entrar en oración fácilmente. Si logras encontrar un servicio de oración cerca de tu casa, esto puede convertirse en un lugar clave para los días en que tengas problemas para orar.

4- Lee un salmo o un himno

Los salmos son oraciones en el Espíritu. Leerlas hace que tu corazón se empapé de la presencia de Dios y así tu oración fluirá naturalmente. Los himnos también son profundas reflexiones que no se hacen dirigir nuestro corazón a Dios mientras los leemos. Existen cientos de escritores de la antigüedad qué tienen himnos muy profundos que vienen directamente del corazón de Dios.

5- Canta alabanzas

Una alabanza basada en la palabra de Dios puede ser un catalizador muy poderoso. Muchos de los salmos son alabanzas y varios de ellos indican que para comenzar a orar es bueno comenzar con alabanzas. Dios habita en las alabanzas de su Pueblo, como dice la Escritura.

Salmos 22:33 “Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.”

Fuente: Christian Post

Comments

comments