Turquía Comienza la Persecución: Erdogan está Deportando a todos los Cristianos

Para el mes de febrero de este año, cuatro residentes extranjeros que trabajaron con diseños cristianos fueron expulsados de Turquía. Ciertos pudieron volver al país que habían salido, mientras que otros no.

De acuerdo, con el Centro por Oriente Medio, el día 2 de abril, Mike Platt, que vive en el país desde hace 21 años como pastor voluntario de la Iglesia Internacional Kadikoy, fue rechazado a ingresar a Turquía luego de un corto viaje.

Platt quiso entrar en el país el 8 de mayo y luego de ser inspeccionado en el control de pasaporte, fue demorado en el aeropuerto y deportado al día siguiente.

No hubo ninguna explicación de la causa por la que le fue prohibida su entrada.

En febrero otro voluntario de la Iglesia Internacional Kadikoy se le impidió la entrada, “pese a las garantías del departamento de inmigración que aseguraron que el y su abogado serian readmitidos en el país”, indico a Middle East Concern.

Ese mismo mes, David y Pamela Wilson que sirvieron en la Asociacion de Información de la Sagrada Biblia, una entidad legal que informa y les enseña a los turcos acerca de la Biblia, se les impidió la entrada y fueron demorados en el aeropuerto antes de ser deportados.

Esta es una clara muestra de persecución a la Iglesia Cristiana. Erdogán que ya varias veces ha realizado duras declaraciones contra cristianos, ahora está llevando a cabo una persecución más intensa para intentar frenar el crecimiento del cristianismo en el país.

Restricción de los derechos humanos

Los grupos de derechos humanos, incluyeron las Naciones Unidas, declaró que Turquía restringió duramente la libertad bajo el gobierno del mandatario Recep Tayyip Erdogan, luego del golpe fracasado en el 2015 usado para presionar a las minorías sociales, incluyendo a los cristianos protestantes.

Como producto de esto, varios obreros cristianos fueron deportados en los últimos años.

Luego de vivir y servir en el país por mas de 20 años, Andrew Brunson, que es un pastor norteamericano fue acusado de ayudar al levantamiento de 2015. En el año 2018 fue liberado después de 2 años de confinamiento y pudo regresar a EE.UU.

“Cada semana Norine, la esposa de Brunson, le decía a su esposo que la gente seguía orando por el cada día y eso fue lo que le hizo soportar todo lo que vivió en la cárcel semana tras semana”.

Fuente: Guiame

Comments

comments